Plataforma de Apoyo al Emprendimiento


En estos tiempos que corren, el imperio de la desesperanza ha conquistado los corazones, vivimos en un país en el que los jóvenes y las generaciones de cuarentañeros y cincuentañeros, están en plena crisis de “utilidad”, los unos por estar sobradamente preparados pero carentes de experiencia, los otros por haber sido señalados por el management de los RRHH, de ese modo, el rango de edad productiva se ha reducido a la cohorte de los treintañeros, sobre los que recae la pesada carga de trabajar para mantener el país.

Bajo este escenario, la orientación de las mentes pensantes dedicadas al fomento en pro del empleo y el emprendimiento han decidido matar dos pájaros de un tiro, por un lado rentabilizar su rácano esfuerzo a través de la publicidad y por otro, la búsqueda de la ejemplaridad del caso de éxito como si todo el monte fuera orégano, por lo que el formato para la promoción de la cultura emprendedora cada vez se asemeja más al concurso de Gran Hermano.

En la Plataforma de Apoyo al Emprendimiento hemos decidido adoptar la idea de “lo pequeño es importante” a la hora de afrontar nuestras actividades, huimos del espectáculo y el exhibicionismo, creemos que para emprender no hay edad, creemos que toda idea es posible bajo ciertas circunstancias y condiciones y que emprender es una actividad heroica hecha por gente normal y corriente y por ello apostamos por el conocimiento y la cultura colaborativa como instrumentos para el cambio de la realidad que el imperio de la desesperanza  con tanto empeño impone sobre nuestras conciencias. 

Mucho figurante tiene el fomento del emprendimiento, pero los tozudos datos nos dicen que hay pocos artistas, pues emprender requiere de un ecosistema favorable y a día de hoy no se visualizan las condiciones que ayuden a las microempresas a posicionarse en el mercado. Desde las limitaciones de acceso al mercado público a las que se les exige independientemente de la calidad técnica de sus propuestas condiciones difícilmente cumplibles como por ejemplo años de antigüedad o volumen de facturación, hasta el acceso al crédito y la financiación o la fiscalidad. 

Desde la Plataforma de Apoyo al Emprendimiento venimos trabajando en dos ámbitos diferenciados, por un lado el fomento de la formación de los emprendedores, para lo que en colaboración con ESCO hemos desarrollado un “Curso Experto para Emprendedores” en la consideración de que afrontar una actividad de riesgo requiere de herramientas e instrumentos que minoren la incertidumbre y ninguna mejor que el conocimiento. El otro factor es la mentorización,  pues a través de ella se ayuda a los emprendedores a visualizar con “otros ojos” las circunstancias de mercado o gestión que afectan a sus actividades incorporando la experiencia de personas con experiencia y conocimiento en cada área de actividad de la empresa, pues sin empresas no hay empleo y sin empleo no puede existir la felicidad en la sociedad. 

Descargue y consulte nuestros últimos números
CAMARA DE COMERCIO
CAJA RURAL