ES POSIBLE SER MADRE A PARTIR DE LOS 40

Granada Económica • Opinión - Revista de prensa

Mª Carmen SANABRIA*

Es cierto: muchas mujeres, buscando el momento más adecuado para tener un hijo emprenden el camino hacia la maternidad a una edad en la que los óvulos propios han envejecido, y las posibilidades naturales de gestación disminuyen de forma drástica. 

 

Para complicar más las cosas,  por encima de los 40 años es el momento en el que se eleva el riesgo de alteraciones cromosómicas  y enfermedades genéticas como el síndrome de Down, entre otras.

La donación de ovocitos supone el 10% de las técnicas de reproducción asistida que se llevan a cabo en el mundo y es la que tiene mayor tasa de éxitos: más de un  60% por intento.  Para hacernos  una idea de su importancia  se sabe que el resto de las técnicas de reproducción se ha incrementado en un 30%, mientras que  la donación de óvulos  cerca del 300%.

Y es que la sociedad ha cambiado enormemente sus características reproductivas: 

• La edad del primer embarazo de las mujeres ha aumentado significativamente y por ende la edad en la que se inicia los tratamientos por esterilidad, con  peores resultados que en las mujeres más jóvenes.

• Son frecuentes las segundas y terceras parejas y la consecuencia es que con relativa frecuencia se busca un nuevo embarazo en edades premenopáusicas.

• Un numero no despreciable de mujeres sin pareja deciden gestar  cuando pasados los 35 años desisten de formar una pareja estable.

Gracias a este tratamiento, muchas mujeres pueden ser madres cuando hace pocos años tenían que recurrir a la adopción ya que aunque conserven su función ovárica,  por razones de edad, la calidad de sus ovocitos esta seriamente comprometida.

Desde el punto de vista médico, se recurre a esta modalidad de tratamiento en diferentes circunstancias: infertilidad a causa de una menopausia precoz o quirúrgica,  (extirpación de los ovarios por enfermedades benignas  o bien por cáncer ). También cuando las mujeres tienen riesgo de transmitir enfermedades genéticas a su descendencia y para parejas mayores a las que la adversidad ha llevado a perder un hijo y prefieren pensar que no es tarde para volver a ser padres.

 La donación de óvulos, según la legislación existente en nuestro país debe ser anónima (por tanto, no está permitido que hermanas, amigas, etc. donen sus gametos) y sin carácter lucrativo o comercial. Las donantes deben tener una edad comprendida entre 18 y 35 años.

Hay mucha ignorancia en este tema, muchas ideas falsas, y es bueno que se sepa que las jóvenes que donan sus óvulos lo hacen  bajo las máximas medidas de seguridad tanto para ellas (se trata de tratamientos delicados, que precisan un control médico estricto) como para la receptora.

Las donantes deben gozar de buena salud psicofísica. Para ser incluidas en el programa de donación de ovocitos deben superar una serie de exámenes (psicológico, físico)  y determinaciones analíticas tales como serologías,  estudio de cariotipo, y de diversas enfermedades infecciosas y genéticas. Igualmente no pueden tener antecedentes personales ni familiares de enfermedades que puedan ser transmitidas genéticamente.

Se trata normalmente de estudiantes o amas de casa que deciden de forma altruista ayudar a muchas parejas.

Afortunadamente vivimos en un país en donde las mujeres son muy generosas y gracias a estas jóvenes, muchas mujeres han conseguido una de sus mayores ilusiones: ser madre.

Con respecto a la futura madre, se sabe que conforme mayor es la edad en que se concibe  hay mayores riesgos, tanto para la madre como para el bebé, pero gracias a los avances de la obstetricia actual, las mujeres que deseen ser madres con óvulos donados han de animarse pues los medios diagnósticos y las posibilidades de control de estos embarazos han mejorado notablemente.

Desde estas líneas, animo a las parejas con problemas de fertilidad y a las jóvenes que quieran donar sus óvulos a  solicitar toda la información que necesiten.

 

*Mª Carmen Sanabria 

es Doctora y Directora de

Clínica SANABRIA

Descargue y consulte nuestros últimos números
CAMARA DE COMERCIO
CAJA RURAL