Cirujanos vasculares de toda España reciben formación avanzada en el Hospital del Campus
El curso ha retransmitido en directo intervenciones quirúrgicas en tiempo real

Cirujanos vasculares de distintos puntos de España han recibido recientemente formación avanzada en técnicas endovasculares periféricas en el Hospital del Campus de la Salud de Granada. Concretamente, profesionales del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del centro hospitalario han sido los encargados de impartir esta formación a través de la segunda edición de un curso, que reúne la simulación en vivo y en modelo animal, organizado conjuntamente con IAVANTE (Fundación Progreso y Salud), y que cuenta con el aval de las sociedades española y andaluza de Angiología y Cirugía Vascular.

Así, una decena de cirujanos vasculares han aprendido técnicas quirúrgicas de vanguardia para el tratamiento de enfermedades que afectan gravemente a la circulación de los piernas y que ponen en peligro la viabilidad de los miembros inferiores, pudiendo incluso derivar en la amputación de los mismos. Este tipo de patología, afecta mayoritariamente a personas en una franja de edad por encima de los 70 años, que presentan diversas enfermedades asociadas, lo que aumenta los riesgos ligados a una cirugía convencional. Por ello, se opta por intervenciones quirúrgicas avanzadas, mínimamente invasivas y llevadas a cabo mediante técnicas poco agresivas -como las que se muestran en el curso-, que posibilitan un mayor riego sanguíneo a las extremidades inferiores de los pacientes afectados.

Dichas técnicas permiten tratar a estos pacientes asumiendo un menor riesgo y sin realizar heridas quirúrgicas, ya que mediante la simple punción de las arterias más accesibles, habitualmente la arteria femoral, los cirujanos vasculares se introducen en el árbol vascular y mediante catéteres y guías especiales, pueden navegar por el sistema arterial y llegar a las zonas afectadas que están dificultando o impidiendo el paso de la sangre. Así, una vez localizada la zona, y guiados por rayos X, se atraviesa la lesión y gracias a un catéter, que cuenta en su extremo con un balón inflable a alta presión, se dilata la zona que estaba impidiendo el flujo de la sangre y se consigue restablecer el riego sanguíneo.

Compartir es demostrar interés!