El Grupo Unicaja Banco obtiene un beneficio neto de 153 millones en 2018, un 10,2% más
Presentará a su junta de accionistas la propuesta de distribución de un dividendo del 40% del beneficio neto

El Grupo Unicaja Banco ha obtenido un beneficio neto de 153 millones de euros al cierre del ejercicio 2018, lo que supone un aumento del 10,2% respecto al ejercicio 2017. La mejora de este resultado está fundamentada en el aumento del margen de intereses del 3,1%, la disminución de los gastos de explotación del 2,2%, así como una importante y recurrente reducción de las necesidades de saneamientos, según ha dado a conocer la entidad financiera días pasados. Los principales factores que permiten mantener esta alta capacidad de generación de resultados son la mejora del margen de intereses, la disminución de los gastos de explotación en el marco de una política de mejora de la eficiencia, y la reducción de las necesidades de saneamientos, motivadas tanto por la caída del volumen de activos no productivos como por los altos niveles de cobertura alcanzados.

El margen de intereses sube un 3,1% respecto a diciembre de 2017, debido al impulso de la nueva producción crediticia, que contribuye a estabilizar los ingresos, a la aportación de la cartera de renta fija, y a la disminución de los costes de financiación. El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 820 millones de euros (+2,1%), y crece aún más (+2,9%) a perímetro constante (sin considerar la integración contable de las compañías de seguros Unión Duero Vida y Duero Pensiones realizada en el primer trimestre de 2018). En estos términos, las comisiones aumentaron un 2,4% en el período referido.

La estricta política de racionalización de costes que la entidad ha venido impulsando se ve reflejada en una reducción de los gastos de explotación del 2,2%. Por último, en el ejercicio 2018, el Grupo Unicaja Banco ha reducido las necesidades de saneamientos. La entidad ha destinado 174 millones a este apartado a lo largo del año, cifra un 23% inferior a la registrada en el mismo período de 2017. Además, los altos niveles de cobertura y la continuada reducción de los préstamos dudosos han permitido obtener recuperaciones netas de saneamientos de crédito en el año.

Dinámica comercial

La dinámica comercial ha permitido, por un lado, seguir incrementando los volúmenes de operaciones crediticias en los segmentos de particulares y pymes, y, por otro, continuar con el aumento de los recursos captados, en especial a través de seguros de ahorro y cuentas a la vista.

En cuanto a las nuevas operaciones de crédito, las formalizaciones alcanzaron los 3.248 millones de euros. En el segmento de pymes, el crecimiento fue del 18% respecto al ejercicio 2017, mientras que, en particulares, las nuevas concesiones aumentaron un 23%, un 19% en el caso de las hipotecas y un 33% en créditos al consumo y otros. Esta mejora de los volúmenes ha venido acompañada, a su vez, de un incremento de la rentabilidad. Además, en el año 2018, se han formalizado nuevas operaciones de préstamo a grandes empresas y administraciones públicas por importe de 965 millones de euros.

El volumen de recursos administrados por el grupo (sin ajustes por valoración) alcanzó los 55.507 millones de euros, en un año difícil para la gestión de los recursos dada la negativa evolución de los mercados financieros y sus efectos sobre la valoración de los patrimonios bajo gestión. En este sentido, la entidad ha combinado dos estrategias: por un lado, aprovechando los altos niveles de liquidez disponible, ha seguido una estrategia de prudencia, particularmente en el último trimestre, respecto a las condiciones financieras para los recursos en balance de clientes corporativos, si bien es cierto que ello ha propiciado una cierta reducción de sus saldos.

Por otro lado, ha atendido las preferencias de los clientes de reorientar sus ahorros a productos menos sujetos a la volatilidad del mercado, como los saldos a la vista o los seguros de ahorro. Esto ha originado un incremento del 7,7% de los saldos a la vista y del 15,6% en los seguros de ahorro, así como una disminución de los fondos de inversión, y de los recursos a plazo y de administraciones públicas. Todo ello ha supuesto un incremento de los saldos en balance del 0,2% y una disminución de los saldos de fuera de balance y seguros del 0,9%, que han situado los recursos totales de clientes prácticamente en los mismos niveles que al inicio del ejercicio. No obstante, si se eliminara el efecto de la evolución de los mercados en los fondos de inversión, los recursos habrían crecido en torno al 1%. Por su parte, los recursos de clientes minoristas del sector privado se mantienen ligeramente al alza (un 0,1% más en términos interanuales), impulsados por los seguros de ahorro y los depósitos a la vista.

No productivos

Es destacable la persistente y acelerada  reducción de los activos no productivos NPAs (dudosos más adjudicados inmobiliarios), que cayeron en 995 millones de euros (21,7%) en los últimos doce meses, con disminuciones netas de 785 millones de euros en los activos dudosos (-29,0%) y de 210 millones de euros en los adjudicados (-11,2%). Así, el saldo de activos dudosos del grupo a cierre del ejercicio 2018 disminuyó hasta 1.926 millones de euros y el de inmuebles adjudicados hasta 1.661 millones. La caída de dudosos se traduce en una bajada de la tasa de morosidad de 2 puntos porcentuales en el año, hasta situarse en el 6,7%.

Igualmente, los niveles de cobertura del Grupo Unicaja Banco se mantienen entre los más altos del sector. La cobertura de los activos no productivos se situó en un 57,3% a cierre de diciembre de 2018, mientras que la de los riesgos dudosos alcanzó el 53,0%; y la de los inmuebles adjudicados, el 62,2%. Así, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, se situó en 1.533 millones de euros, y representa un 2,7% de los activos del Grupo a cierre de diciembre de 2018, frente al 3,6% a cierre de diciembre de 2017, lo que supone una disminución de 0,9 puntos porcentuales.

En términos de solvencia, a finales de diciembre de 2018, el Grupo Unicaja Banco presentaba una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET 1) del 15,4%, y de capital total del 15,7 %, entre las más elevadas del sector, y que suponen un incremento interanual de 0,9% y 0,6%, respectivamente. Estos niveles superan holgadamente los requisitos establecidos por el BCE en el marco del SREP para 2018, que sitúan la ratio CET1 para Unicaja Banco en el 8,125% y la de capital total en el 11,625%. Por lo tanto, el grupo cuenta con un superávit de 732 puntos básicos sobre los requerimientos de CET1, equivalente a 1.674 millones de euros, y de 403 puntos básicos sobre los requerimientos de capital total, equivalente a 922 millones de euros, lo que pone de manifiesto la alta capitalización de la entidad. En ambos casos se producen incrementos del superávit respecto al cierre de 2017 (del 7,2% y del 10,7%, respectivamente).

La calidad de balance y los niveles de solvencia de la entidad han permitido considerar someter a aprobación, en la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas, una propuesta de distribución de un dividendo en efectivo del 40% del resultado neto del Grupo, anticipando dos años la expectativa prevista para 2020 en la salida a Bolsa. Esto supondrá distribuir al conjunto de los accionistas un importe total de dividendo en efectivo de 61 millones de euros, frente a los 34,6 millones de euros repartidos con cargo al resultado del ejercicio 2017, y que equivaldrá a un importe de 3,8 céntimos por acción, frente a 2,1 céntimos abonados con cargo al resultado del ejercicio anterior, lo que representa un incremento del 76%.

Digitalización

Durante 2018 Unicaja Banco ha continuado con el desarrollo y cumplimiento de su Plan de Negocio 2017-2020, dentro del que se incluyen, entre otros, los planes de digitalización y de dinamización comercial diseñados con la atención dirigida al cliente. En el marco del plan de digitalización en curso, durante 2018 se ha registrado un incremento continuado del número de clientes digitales, que ya representan cerca de un 30% del total. Actualmente, del conjunto de las transacciones financieras y consultas de la clientela, el 67% tiene lugar a través de los canales de banca electrónica, el 22% se realiza en oficinas y el 11% en cajeros automáticos.

En el último ejercicio ha proseguido el proceso de digitalización de la entidad con la potenciación de las funcionalidades de los canales on line, que se desarrollan con tecnologías avanzadas, como, entre otras, la puesta en marcha del servicio de pago móvil, para pagar en comercios directamente con el smartphone, o como el acceso a los servicios de la aplicación móvil de Unicaja Banco mediante la identificación biométrica (huella dactilar y, en determinados modelos de smartphone, reconocimiento facial), además del incremento de productos específicos para los canales digitales. También Unicaja Banco ha ampliado en 2018 las funcionalidades ofrecidas a través de la solución de pago por móvil Bizum para permitir al cliente realizar pagos de forma directa a ONGs.

Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *