“Tiene que haber un acuerdo institucional y empresarial para amarrar el acelerador de partículas”
Entrevista a Joaquín Rubio, director gerente de la Cámara de Comercio de Granada

Joaquín Rubio Torres lleva cuatro años como director gerente de la Cámara de Comercio, Industria, Navegación y Servicios de Granada. Un tiempo más que suficiente para conocer los problemas y proyectos de buena parte de las empresas granadinas, con las que la entidad cameral ha hecho piña para conseguir mejores resultados para las mismas y, por ende, para la economía provincial. Considera decisivo que el acelerador de partículas IFMIF-Dones se haga realidad pues transformará por completo la actividad económica de la provincia y el potencial investigador que  existe en ella. Sobre el tema de más reciente actualidad, el real decreto del Gobierno que obliga a que los trabajadores fichen al entrar y salir de sus centros de labor, opina que no es una medida acertada porque considera que la bolsa de fraude que puede existir es “mínima” y la complejidad de la medida la hace inviable para muchas pymes y micropymes. De todo ello habla en la entrevista con GRANADA ECONÓMICA a pocas fechas de que se celebrasen las elecciones municipales y europeas.

¿Cómo ha evolucionado la Cámara de Comercio en estos cuatro años en los que lleva usted al frente de su dirección?

Lo más importante a destacar es la estabilidad laboral que hemos conseguido desde que Gerardo Cuerva fue nombrado presidente, también la institucional y la fuerte relación con las empresas. Hemos diseñado y puesto en marcha un plan estratégico internacional para todas las que necesiten exportar. En definitiva, hemos dado un marco de estabilidad a la Cámara.

¿Participa el empresariado en la marcha de la Cámara, más allá de solicitar ayudas y recursos públicos?

Cuando el empresariado se ha dado cuenta de que somos una entidad que está para ayudarles, al final se han acercado a la Cámara. El Club de Empresas de la Cámara de Granada cuenta con 400 firmas que pagan voluntariamente una cuota. Nos estamos abriendo y explicando para qué sirve la entidad, el acercamiento es notable.

Desde que ocupan esta nueva sede, parece existir una cierta euforia en ´vender´sus instalaciones para todo tipo de actos y jornadas. ¿Esto supone una importante entrada de ingresos?

La inmensa mayoría de los eventos que se desarrollan aquí son gratuitos para las empresas, y el resto no supone unos ingresos importantes para la entidad. Lo que nos interesa es que la gente venga y ocupe la Cámara. Esta  es una institución al servicio de todos los empresarios.

Hablando de este tema, ¿qué presupuesto tiene la Cámara para este 2019 y cómo se generan esos recursos?

El presupuesto ronda los cinco millones de euros y lo financiamos principalmente a través de distintos proyectos europeos. Luego tenemos distintas líneas de formación, como masters especializados, aparte de la formación a medida para las empresas, la ayuda a la internacionalización y el mencionado Club Cámara, que generan en conjunto el resto de los ingresos que necesitamos para cubrir los gastos que conlleva toda la actividad que desarrollamos.

¿Cómo valora la caída de un 12% en la creación de empresas en Granada durante el primer cuatrimestre del año? ¿Qué causas explican que hayan sido tan solo 515 las que se han puesto en marcha en este arranque del ejercicio?

Venimos de unos años muy buenos, con crecimientos sostenidos y ahora parece que las previsiones de ralentización económica que han hecho instituciones públicas y organismos privados se empiezan a cumplir. Todo está relacionado. Granada y España no son ajenas a las vicisitudes de una economía globalizada. Habrá que esperar unos meses más para tener una opinión más consistente.

El nuevo Gobierno andaluz ha superado la barrera de los cien primeros días de gestión. ¿Qué le interesa a la Cámara de Granada y al empresariado  de la actividad del Ejecutivo autonómico, aparte de reclamar recursos y ayudas de todo tipo?

La gente cree que las Cámaras de Comercio están financiadas por la Administración y no es así. Estamos tuteladas, que es muy distinto, por un marco legal desarrollado en este caso por la Junta de Andalucía. El presupuesto público destinado a las entidades camerales es de cero euros. Dicho de otra forma, Cámara Granada no recibe un euro de la Junta de Andalucía. Afortunadamente, gracias a la ejecución de proyectos y a la buena gestión del equipo profesional, Cámara Granada vive sin presupuestos públicos. Ahora bien, si somos capaces de trabajar por las empresas y por Granada sin fondos de la Junta…, ¿cuánto más podríamos hacer si contáramos con ellos cuando además, buena parte de las acciones que hacemos son públicas. Con el Gobierno andaluz anterior llegamos a un acuerdo para que, dentro de su prespuesto, contáramos con tres millones de euros para todas las Cámaras de Andalucía para desarrollar unas encomienda delegadas. Al nuevo Ejecutivo le pedimos que mantenga ese acuerdo, porque supondría que confía en que lo que estamos haciendo tiene un valor para las empresas. 

Precisamente, con el cambio de ley en 2010, muchas Cámaras de Comercio entraron en crisis al no contar con unas cuotas empresariales obligatorias. ¿Cuál ha sido la clave para que la de Granada se haya mantenido a flote sin tener esos recursos al darse de baja muchas empresas?

La Cámara de Granada se tuvo que adaptar muy rápidamente al nuevo escenario. Yo no estaba entonces en la entidad, pero por lo que conozco sus gestores de esos años tuvieron que salir a la calle y buscar a las empresas pudieran pertenecer a la entidad a cambio de servicios. Pero la parte más importante para que sobreviviese a la crisis, fue el equipo que trabajaba aquí: lo dieron todo por la Cámara. No hay más que recordar la reducción de salarios, el ERTE puesto en marcha y muchos otros sacrificios.

Economía provincial

¿En qué momento se encuentra, en su opinión, la economía provincial y qué expectativas tiene en el corto plazo?

Soy de los que piensan que la economía granadina se encuentra en un momento dulce pero no nos podemos despistar. Todo indica que las cosas están cambiando. Es obvio que nuestro modelo está muy volcado en el turismo y eso hace a las empresas de ese sector muy solventes. Pero en Cámara Granada creemos que hay que enriquecer ese modelo, por ejemplo con el sector tecnológico, en el que cada vez más empresas vienen a Granada; o con el biosanitario. En el ámbito internacional, por ejemplo, Cámara Granada está empeñada en mostrar esos otros sectores que potencian nuestra economía. Creo que ese es nuestro reto.

En relación con la pregunta anterior, hay dos proyectos fundamentales en tramitación: el acelerador de partículas IFMIF-Dones y la ‘autopista eléctrica´ Caparacena-Baza-La Ribina. El segundo parece que está amarrado. ¿Cree que el primero se hará realidad?   

Lo creo. Pero también digo que debería existir un acuerdo institucional y empresarial para luchar por el acelerador de partículas, porque es el futuro de nuestra provincia. No podemos dejarlo escapar. Tenemos que centrarnos en el mismo estos próximos tres o cuatro años. Se han dado los pasos adecuados, pero es el momento de seguir trabajando en ello. Y como ejemplo, la Cámara de Comercio está por la labor de entrar en una licitación de una incubadora de alta tecnología focalizada al mundo de los materiales y vinculada al proyecto de IFMIF-Dones. Un pro           yecto de casi cinco millones de euros. Tenemos que salir fuera, para convencer en Europa que Granada es el lugar idóneo para la implantación del acelerador. Esto va por pasos, por hitos y confío plenamente en que se hará realidad. El siguiente será la constitución, este próximo verano, de una mesa técnica que valorará todo lo recorrido y adelantará todo lo que resta por hacer.

Otro sector que está funcionando es el de la construcción. ¿Se están haciendo bien las cosas o caeremos en los errores previos al estallido de la burbuja inmobiliaria allá por 2009? Como el alza desaforada de precios…

Estoy convencido de que hemos aprendido de los errores. Por la relación que tenemos con empresas constructoras y promotoras, creo que las cosas se están haciendo ahora con sensatez, poco a poco. No hay un ‘boom’, lo que ocurre es que tras una paralización tan importante como la vivida por este sector no solo en Granada sino a nivel nacional, se empiezan a mover proyectos y a poner nuevas viviendas en el mercado. Y esto es lo que perciben los ciudadanos.

Otra cuestión que preocupa a las empresas es la excesiva presión fiscal que soportan, especialmente las de menor tamaño. ¿Cree que el nuevo Gobierno dialogará con las organizaciones empresariales para aliviar la carga impositiva o la deuda astronómica del Estado impedirá una decisión de calado?

Espero que haya ese diálogo. Espero que el Gobierno de España sea consciente de que no se puede ahogar más a las empresas sino que se invierta la situación, que haya más facilidades para crear y mantener empresas, lo que conllevaría un aumento del empleo sin duda. El otro día se trató este asunto en un pleno de la Cámara de Granada y se concluyó que es difícil atraer empresas con la actual presión fiscal. Y por supuesto no son beneficiosas las subidas locales de impuestos a las empresas, ya sean grandes o pequeñas, porque eso afecta a todos.

Un tema de plena actualidad es la entrada en vigor del decreto-ley que obliga a las empresas a que todos sus trabajadores fichen a la hora de entrada y salida de sus centros de labor. ¿Que opinión le merece? ¿Hay tanto fraude en las horas extra como presupone el Gobierno?

Mi opinión personal es que la mayor parte de las empresas ya lo hacían desde hace años. Es verdad que muchas pymes que no lo hacían no tendrán más remedio que adaptarse. Pero lo que considero que es inadmisible es la desconfianza que supone en las empresas el que fichen sus trabajadores, que suponga que existe una bolsa de fraude en horas extra que pueda ser millonario. No es así. Mis conversaciones con empresarios en estas últimas semanas ratifican lo que le digo: no hay fraude y si lo hay es en un porcentaje muy pequeño. Pero para eso está la Inspección de Trabajo, para atajar cualquier desmán.

¿Qué expectativas tiene el empresariado con el nuevo Gobierno que se configure en este país? ¿Tendremos un descenso significativo del paro?

Yo creo que la economía va a ir relativamente bien en los próximos cuatro años. Nosotros trabajamos para que las empresas sean más profesionales, tengan más futuro y contraten más y mejor. En lo que estamos es en que se creen más empresas y se genere más empleo.

Compartir es demostrar interés!

Un comentario sobre ““Tiene que haber un acuerdo institucional y empresarial para amarrar el acelerador de partículas”
Entrevista a Joaquín Rubio, director gerente de la Cámara de Comercio de Granada

  • el 13 junio, 2019 a las 21:54
    Permalink

    Madre de Dios, el administrador de Limpiezas Celeste, S.L. con un pufo a la Hacienda Pública de más de 5,5 millones de € dando lecciones.

    Y que todo esto se permita. Menudo país, así nos va.

Comentarios cerrados.