¿Por qué las empresas están abandonando la certificación medioambiental?

El calentamiento global, los altos niveles de contaminación en las grandes ciudades y otros problemas medioambientales han incrementado la preocupación de la sociedad por el entorno natural. La actividad empresarial también afecta y se ve afectada por estos problemas medioambientales. Po ello, en las últimas décadas, un gran número de empresas han desarrollado sistemas de gestión medioambiental para paliar los efectos nocivos de estos problemas tanto en sus resultados financieros como en la calidad medioambiental de los lugares en los que se ubican. En el ámbito académico varios estudios han demostrado que determinadas prácticas avanzadas de gestión medioambiental facilitan la obtención de ventajas competitivas sostenibles mediante la mejora de la imagen corporativa, la reducción de los costes operativos y el aumento de la eficiencia en los procesos productivos. Pero, más allá de meras intenciones, es necesario que el compromiso medioambiental de la empresa sea traducido en acciones concretas tales como el ahorro en energía y agua, una adecuada gestión de los residuos y el control de las emisiones atmosféricas, el ruido generado y los vertidos de aguas residuales, entre otras. Una de las prácticas más comunes que ayudan a alcanzar un determinado nivel de compromiso medioambiental por parte de las empresas es la certificación mediante la norma ISO14001. Según ISO, hasta el comienzo de la década del 2010 el número de empresas certificadas con ISO14001 en España aumentaba año tras año, pasando de 600 certificaciones en el 2000 hasta las más de 19.000 certificaciones en 2012. Sin embargo, en los últimos seis años se aprecia un descenso significativo de estas cifras. ¿Nos encontramos ante la caída de la certificación medioambiental? El caso de España no es único. Otros países europeos siguen el mismo patrón en el proceso de abandono de la ISO14001. ¿A qué se debe dicho abandono? Estudios académicos apuntan diversos motivos tales como que la certificación medioambiental (1) ha alcanzado su nivel de saturación, (2) que ha perdido su poder de exclusividad, y no ofrece los beneficios de una imagen distintiva puesto que está ampliamente generalizada, (3) porque sus efectos positivos disminuyen con el paso del tiempo ya que las empresas adoptantes interiorizan las mejoras de la implantación de la ISO1400 y, una vez aprendidas, deciden abandonar puesto que ya no resulta atractiva o beneficiosa, o (4) porque los directivos consideran engorroso y excesivamente burocrático el proceso de certificación (o de renovación de la misma). No obstante, este abandono de la certificación medioambiental no es igual en todo el mundo. Mientras que el abandono comienza a ser incipiente en los países desarrollados, las empresas ubicada en países con economías emergentes continúan apostando por certificarse mediante la norma ISO14001 dada su popularidad internacional. 

*Vera Ferrón Vílchez

Profesora Titular

Departamento de Organización de Empresas 2

Universidad de Granada

Facultad Ciencias Económicas y Empresariales

Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *