Transformación Económica apoya con 335.000 euros la capacidad tecnológica de Oritia&Boreas
La empresa, ubicada en Escúzar, construye el mayor túnel de viento de España y realiza estudios para proyectos que incluyen estructuras singulares, de ingeniería y energías renovables

La investigación que el efecto del viento puede tener en las estructuras de metal de los paneles solares y así mejorar el rendimiento de estos es uno de los proyectos de I+D en el que trabaja la empresa Oritia&Boreas, que ha recibido el apoyo de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta, a través de una subvención de la nueva Agencia IDEA de 335.000 euros. Así lo ha destacado hoy la delegada territorial en Granada, Virginia Fernández, durante la visita al Laboratorio de Aerodinámica, Civil, Industrial, Ambiental y Deportiva (LACIAD) de dicha empresa en el Parque Metropolitano de Escúzar, junto al alcalde de este municipio, Antonio Arrabal.
La delegada ha puesto de relieve la trayectoria de O&B, una spin-off de la Universidad de Granada, que «ha demostrado tener capacidad y acumular una gran experiencia en la investigación y desarrollo tecnológico de los efectos del viento en sistemas estructurales». El LACIAD, que ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros, acoge el Simulador Ambiental de Vientos Extremos (SAVE) más grande de España, y «es un ejemplo de proyectos de I+D industrial que apoyamos desde la Consejería al identificarse con la economía del siglo XXI», ha matizado.
Virginia Fernández ha recorrido el edificio-laboratorio, que aglutina las capacidades de un túnel de viento de capa límite, un túnel climático y un simulador de tornados. Dotado de cinco áreas de ensayo diferenciadas, incluye entre sus capacidades específicas el ensayo de modelos aeroelásticos de puentes de gran envergadura o edificios, la simulación de flujos de capa límite atmosférica, frentes de tormenta, tornados e incluso de corrientes en chorro a baja altura.
Todo este conjunto de túneles reproduce las corrientes de aire que se registran en la atmósfera para optimizar y asegurar la integridad de edificios y grandes infraestructuras, o lograr los mayores rendimientos en actividades deportivas como pueden ser el esquí o el ciclismo. La carta de servicios que cubre O&B se extiende a la edificación; estructuras singulares; puentes de media y gran longitud; energías renovables; aerodinámica del deporte de élite y la monitorización (control y seguimiento).
«La última década ha supuesto un notable incremento en la demanda de estudios de viento debido a la creciente aparición de estructuras flexibles y formas arquitectónicas complejas, y nuestra labor consiste en proporcionar estimaciones de los efectos de las cargas de viento con gran precisión, reduciendo el riesgo de fallo y potenciando un ahorro en los costes del proceso constructivo», ha explicado José María Terrés-Nícoli, socio fundador de la empresa.
Actualmente, debido al auge de empresas del sector de la energía solar fotovoltáica, en el LACIAD están dedicando tiempo y esfuerzo al estudio del efecto del viento en las placas solares para conseguir un coste más competitivo, principalmente un ahorro en el aluminio que se usa en los módulos. .
Vanguardia tecnológica
El LACIAD es uno de los pocos centros que hay en Europa con capacidad de reproducción de vientos tridimensionales extremos (como frentes de ráfaga y tornados), que supera las limitaciones de los tradicionales túneles de viento de capa límite. El SAVE -una vez concluido, ya que la Covid ha retrasado la entrega de una turbomáquina, el principal ‘pulmón’ del laboratorio y que se fabrica fuera de España-, colocará a O&B en la vanguardia tecnológica de cálculos aerodinámicos de estructuras complejas y le permitirá adentrarse como líder en este mercado mundial.
La empresa ha trabajado en creaciones de arquitectos como Santiago Calatrava, César Pelli, Norman Foster y David Chipperfield, o con empresas líderes como Abengoa Solar, FCC y Dragados, entre otras. Igualmente, ha diseñado y puesto en marcha instalaciones singulares como el túnel de viento climático en el Colorado School of Mines (EEUU), para la detección de minas antipersonas, y el primer túnel de viento de capa límite de España. La firma O&B también se encuentra en el diseño de rascacielos de hasta 250 metros de altura, como la torre O-Tower de Rabat (Marruecos), y en puentes atirantados de gran longitud como el Rande de Vigo (1.558 metros) o el más cercano de Bahía de Cádiz.

Compartir es demostrar interés!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *