“Las pérdidas del sector alcanzan ya los 1.800 millones”
La representante empresarial exige ayudas directas a las administraciones y no más créditos, pues el pequeño comercio “no puede aguantar mucho más tiempo” sin el apoyo público

María Castillo lidia a diario con los graves efectos provocados por la pandemia en el sector del pequeño comercio granadino, al que representa como presidenta de su organización empresarial. En la entrevista concedida a GRANADA ECONÓMICA, dibuja un panorama ciertamente desolador: entre 2.000 y 3.000 establecimientos han echado el cierre desde marzo pasado y las pérdidas económicas se elevan ya a unos 1.800 millones de euros. Reclama a las distintas administraciones ayudas directas, a través de bajadas de impuestos y bonificación o eliminación de tasas, para que quienes han resistido puedan mantener sus negocios.

¿Cuántos comercios han tenido que cerrar por la pandemia y cuántos trabajadores se han visto afectados en estos meses?

En la actualidad en la provincia de Granada existen entre 17.000 y 18.000 comercios, de los cuales unos 11.000 o 12.000 se sitúan en la capital. En este sentido y teniendo en cuenta que antes de la pandemia se contaban entre 19.000 y 20.000 establecimientos en todo el territorio provincial, podemos decir que el cierre de comercios en la pandemia puede estar entre 2.000 y 3.000, al menos. En cuanto a los trabajadores afectados, si consideramos que el comercio aún estaba saliendo de la grave crisis económica de 2010-2012, durante la cual habían ajustado plantillas y costes, la media en el comercio de Granada es de 1 a 2 empleados, estos han ido a ERTES.

Distintas fuentes aseguran que la caída de ventas desde el pasado marzo ha alcanzado hasta el 50%, en conjunto para el pequeño comercio, y para subsectores como el de ropa o calzado aún más. ¿Qué volumen de pérdidas económicas estima la Federación Provincial de Comercio en millones de euros?

Partiendo de que en la situación de prepandemia era la de alcanzar unos 3.600 millones de facturación total anual, incrementando entre un 2% y un 5% la facturación del año anterior que fue cercana a los 3.400 millones de euros, la situación de cierre del comercio por la pandemia en pleno inicio de la temporada, allá por el mes de marzo, (primavera, comuniones, Semana Santa, ferias y fiestas…) todo esto añadido a que las ventas en los meses estivales con la situación económicamente precaria de las personas que aún no había cobrado ERTES o bien por la pérdida del empleo, provocaron que las ventas no alcanzaron el nivel deseable, siendo ‘lo comido por lo servido’ en el mejor de los casos. Esta situación se alargó a otoño y la puntilla del mes de noviembre, por lo que el comercio ha perdido más del 50% de las ventas, rozando en algunos casos como el textil, calzado y complementos, el 70%-80% de la facturación. Las pérdidas en las ventas de nuestro sector en este 2020 alcanzan ya los 1.800 millones.

¿Qué tipo de establecimientos comerciales se han visto más afectados? ¿Los más pequeños, los de rentas más altas de alquiler, los no franquiciados…?

Granada tiene una amplia y variada oferta comercial, destacando por ser más numerosos los comercios dedicados del sector textil, calzado, los complementos, souvenirs… Teniendo en cuenta que Granada es una ciudad pequeña y que está muy distribuida por barrios, la concentración de comercio también está muy distribuida, destacando una mayor concentración en el centro histórico, en los ejes principales del Zaidín en su Avenida de Dílar, avenida de Cádiz, Circunvalación y calle Palencia, así como el distrito Ronda y barrio Doctores-Pajaritos. Porcentualmente hablando, podemos decir que entre el 60-65% de los comercios corresponden a los sectores del textil, calzado y complementos y otro alto porcentaje a la alimentación. Precisamente, los comercios más afectados han sido los de textil, calzado y complementos, mereciendo una especial mención el sector de las joyerías, independientemente de su tamaño. Lógicamente si un comercio debe afrontar, además de los gastos corrientes de su comercio, el pago de un alquiler alto, ese establecimiento se ha visto en una difícil situación, y son los que, desgraciadamente, han engrosado la lista de comercios cerrados.

Algunos comercios han cumplido a rajatabla las limitaciones de aforo, pero otros han sido más permisivos. ¿Han tenido controles y sanciones?

Desde  la Federación Provincial de Comercio de Granada se ha informado a todos los comercios de todas las recomendaciones y obligaciones que las autoridades sanitarias han dado, y nuestro sector es uno de los que más cumple con la normativa sanitaria en materia de acotar y limitar los aforos en nuestros establecimientos así como el máximo respeto a la distancia entre clientes, como en exigir el uso obligatorio de geles y mascarillas en nuestras tiendas, ampliando en muchos casos al uso de guantes y mamparas. En la FPC sabemos que ha habido controles, pero no tenemos constancia de que haya habido sanciones.

¿Qué medidas de apoyo reclaman a las distintas administraciones, que no se han llevado a cabo hasta la fecha?

Las medidas que desde el comercio de proximidad echamos de menos son las ayudas directas, no tanto el aval o el préstamo, los comerciantes no precisan endeudarse más, sino más ayudas a través de bajadas de impuestos o bonificación/eliminación de tasas. No se trata tanto de aportar liquidez al pequeño comercio, sino de reducir radicalmente los costes asociados a la paralización de la actividad comercial como consecuencia de la pandemia. Además, entendemos que, la Junta de Andalucía, hasta el día de hoy, no ha tenido en cuenta el hecho diferenciador de que Granada, a diferencia del resto de provincias de Andalucía, ha sufrido un cierre total de todas sus actividades, salvo las excepciones, y esta situación ha agravado aún más la situación de crisis que vive nuestro sector

La política fiscal, ¿ahoga sus negocios e impide más ventas?

Totalmente, de hecho, es una de las reivindicaciones, ya no solo de nuestro sector, sino de todos los sectores productivos de nuestro país: las bajadas de impuestos o la bonificación/eliminación de tasas a todos los niveles (local, provincial, autonómico o estatal). Asimismo, y como ya anunciamos en su día desde nuestra organización, a esta precaria situación que vivía nuestro sector había que unir que en el mes de noviembre se cumplieron las prórrogas de los aplazamientos de impuestos que se solicitaron en el primer estado de alarma, allá por los meses de marzo y abril, y teniendo en cuenta que en Granada estaba decretado el cierre total con la consiguiente entrada nula de ingresos, muchos establecimientos no han vuelto a levantar sus persianas. Desde la FPC se presentó un escrito ante la Agencia Estatal de la Administración Tributaria para que, en la provincia de Granada, ante el hecho de que la Junta de Andalucía ha decretado el cierre de la mayoría de los establecimientos comerciales, hiciera una nueva prórroga en el aplazamiento de los impuestos prorrogados a aquellas actividades que están cerradas en nuestra provincia por fuerza mayor, a lo que no tuvimos respuesta…

¿Qué sobrecoste tiene para un comercio la implementación de medidas anti-Covid?

Al coste de comprar geles y productos desinfectantes, de dotar a los empleados con mascarillas u otros sistemas de protección, de señalizar las distancias, de la instalación de mamparas, de sistemas de reciclado de aire, de desinfección de artículos por calor o por ozono, hay que sumar también el tener que aforar nuestros establecimientos, ya que podemos atender a menos clientes.

¿Cómo valora la ampliación de horario hasta las 21.00 que ha decidido la Junta de Andalucía?

Como no podía ser de otra manera nos ha alegrado ya que entendemos que, tanto la ampliación de horario, como también la movilidad entre los pueblos y la capital, va a lanzar un balón de oxígeno a la campaña navideña. De hecho, muchos comercios estaban optando por cerrar por la tarde porque no les merecía la pena abrir para cerrar a las seis en una Granada desértica, ya que no había afluencia de público ninguna por la tarde. Ahora, confío en que la apertura de horario volverá a dar vida a las calles comerciales.

Desescalada

El lleno de las tiendas del primer fin de semana tras la desescalada, el de los días 12 y 13 de diciembre, ¿es sinónimo de que podrán salvar la campaña de Navidad?

Creo que es muy positivo y un gran alivio, y desde el comercio esperemos que este sacrificio económico que hemos hecho merezca la pena. El comercio de Granada puede empezar a recuperar su ritmo normal, pero eso no significa que se pueda salvar la campaña de Navidad. Para eso necesitamos que los granadinos visiten nuestros establecimientos, que al fin y el cabo el comercio de proximidad da vida, crea ciudad, no podemos olvidar que los pueblos y ciudades crecieron entorno a las primitivas zonas comerciales, los mercados, se crean viviendas e infraestructuras, favorecemos en definitiva la vida social y el desarrollo económico. Tenemos que convencernos de que comprando en el comercio de proximidad invertimos en nuestra ciudad y dotamos de vida nuestras calles y barrios.

¿En qué condiciones compite el pequeño comercio granadino con las grandes superficies y la venta a través de plataformas on-line?

Los puntos fuertes del comercio de proximidad son el asesoramiento personalizado, la variedad de productos, la cercanía y el ahorro que supone frente a las compras por Internet, precisamente aquello que dejó de “prestarse” por los cierres y los confinamientos, por lo que para el pequeño comercio resultó muy difícil la supervivencia teniendo en dichos casos que reinventarse para sobrevivir. Desde la FPC siempre hemos animado a los comerciantes a que se adapten a las tecnologías que se ponen a su servicio. A esto hay que añadir la baja huella de carbono que deja el comercio de proximidad al no utilizar medios de transporte y fomentar el uso de medios alternativos. Pero estoy convencida de que los comercios de proximidad nunca podrán competir en el mundo digital con los gigantes del sector. Los formatos comerciales que tenemos actualmente a nuestro alcance, como comprar a través de un clic, son muy cómodos, pero se pierde esa parte humana como darte paseo agradable por nuestras calles, y en nuestro caso, aún más con las localidades tan bellas que tenemos en nuestra provincia.

¿Espera que se recupere la facturación y empleo del comercio detallista a lo largo de 2021 o el horizonte va más allá?

Ojalá, pero soy consciente que esto va a ser un camino largo y difícil y va depender de muchas variables: ritmo de la pandemia y sus olas, las vacunas y su puesta en circulación, que las ayudas que nos vengan de las administraciones sean realmente las que necesitan los sectores, la apertura de fronteras y llegada de visitantes, etcétera… Teniendo todo esto en cuenta creo que la facturación y el empleo comenzará a recuperarse a mitad del año que viene, pero seguramente los niveles de crecimiento que teníamos a finales de 2019 y principios del 2020 no empezarán a alcanzarse hasta finales de 2021 o principios del 2022. Pero en el sector comercio tenemos a nuestro favor que estamos acostumbrados a trabajar muy duro todos los días para levantar las persianas, por lo que queremos desde la FPC mandar un mensaje a todos los granadinos animándolos a que realicen sus compras en el comercio de su localidad, de su barrio, que a la postre es el comercio que va a generar empleo y vida en sus calles y plazas, y es el que en último término va a repercutir positivamente en la economía de nuestros barrios y pueblos.

Compartir es demostrar interés!

Un comentario sobre ““Las pérdidas del sector alcanzan ya los 1.800 millones”
La representante empresarial exige ayudas directas a las administraciones y no más créditos, pues el pequeño comercio “no puede aguantar mucho más tiempo” sin el apoyo público

Comentarios cerrados.