La Asamblea General de Caja Rural Granada aprueba por unanimidad los resultados del pasado ejercicio
La entidad destinará este año 3,8 millones de euros a su obra social

La Asamblea General Ordinaria de Caja Rural Granada celebrada el día 5 de abril a las 12:00 horas ha aprobado por unanimidad todos los puntos del orden del día, entre los que se encuentra la cuenta de resultados del ejercicio 2020, en el que se obtuvieron unos beneficios después de impuestos de 27,2 millones de euros. De ese importe 3,8 millones se destinarán a obra social a través de su Fundación y del Fondo de Educación y Promoción. Además se ha incrementado notablemente la dotación al fondo de reservas y saneamientos para afrontar con fortaleza las consecuencias de la pandemia.

El presidente de la entidad, Antonio León, presentaba a la Asamblea los resultados de un ejercicio marcado por el Covid 19, que ha supuesto un reto a la salud pública de primera magnitud y ha provocado una crisis económica y social sin precedentes.

En este entorno, Caja Rural Granada ha realizado un gran esfuerzo para poner a disposición de sus trabajadores todas las medidas y materiales disponibles para garantizar su seguridad, manteniendo el servicio a socios y clientes.

Dado el gran impacto económico provocado en una economía como la andaluza, tan dependiente del turismo y los servicios, el presidente destacó la agilidad de la entidad y su capacidad de respuesta para poner a disposición de empresas y particulares medidas propias de apoyo como adelanto del abono de pensiones y prestaciones por desempleo, campañas de formación para el uso de cajeros y banca online, ampliación de pagos sin contacto, lanzamiento de un servicio de venta electrónica para la adaptación de los comercios, colaboración en plataformas formativas COVID para apoyo de la hostelería y la restauración, entre otros, además de las líneas de ayuda del Gobierno como préstamos ICO, moratorias de préstamos hipotecarios y personales.

Solvencia y prudencia

La gestión de Caja Rural Granada se caracteriza por la prudencia, como prueban los más de 17 millones de euros destinados a incrementar sus reservas y 26,2 millones de euros a saneamientos, con los que la cooperativa de crédito se prepara para afrontar las dificultades que puedan sobrevenir los próximos años.

La entidad ha cerrado el ejercicio con un volumen de capital y reservas de 639 millones de euros, reforzando su ratio de solvencia hasta el  21,09%, %, cifra muy superior a la exigida por las autoridades monetarias y a la media del sector, lo que convierte a Caja Rural Granada en una de las entidades más solventes de España.

La liquidez también registró un importante aumento; sus depósitos representan sobre los créditos el 125,8%. Estos resultados permiten consolidar la base de su modelo de negocio de cercanía con un incremento continuado del número de socios, alcanzando prácticamente los 109.000.

La  cooperativa de crédito cerró el pasado ejercicio con un volumen de activos totales próximo a los 7.000 millones, experimentando un crecimiento del 17%. Los préstamos a la clientela se incrementaron  un 5,6% respecto al año anterior, situándose en 3.862 millones de euros.

La entidad también continuó reduciendo su índice de morosidad, pasando del 4,01% al 3,41%, con una cobertura total superior al 71%.

Por otro lado, como muestra de la confianza que los clientes depositan en esta entidad, los recursos gestionados ascendieron a 5.592 millones de euros, con un incremento respecto al ejercicio anterior del 12%, aumentando así la cuota de mercado.

La Asamblea también ha ratificado la retribución de dividendos a los socios.

Precisamente durante el año 2020 en el que la entidad celebraba su 50 aniversario, Caja Rural Granada ha mostrado sus fortalezas y compromiso con empresas, particulares y con la sociedad en general. Se ha incrementado la financiación tanto al sector empresarial como a hogares, ha aumentado el número de clientes vinculados y ha continuado con su plan de expansión, con la apertura de una nueva oficina en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera.

La entidad cerró 2020 con 766 empleados y 191 oficinas situadas en las provincias de Granada, Málaga, Almería, Madrid, así como en los municipios de Lorca y Jerez de la Frontera, con un incremento considerable de clientes vinculados, superando ya la cifra de 400.000.

Exclusión financiera y obra social

Como cooperativa de crédito, la entidad granadina continua con su política de lucha contra la exclusión financiera, para lo que ha instalado durante los últimos años 37 cajeros automáticos en pequeñas localidades que carecían de servicio financiero alguno, gracias a un convenio suscrito con la Diputación de Granada.

Caja Rural Granada mantiene el compromiso de revertir parte de sus beneficios en el territorio donde está implantada a través de su Fundación y del Fondo de Educación y Promoción, mediante acciones dirigidas a ayudar a colectivos desfavorecidos, a fomentar la cultura, el deporte, la investigación y la protección del medio ambiente. A todos estos fines la entidad destinará durante este año 3,8 millones de euros, aprobados por la Asamblea.

La situación de pandemia ha agravado el estado de los colectivos más indefensos al tiempo que surgían nuevos focos de pobreza. Para contribuir a paliar esta situación Fundación Caja Rural Granada se ha volcado con varias asociaciones benéficas y ONGs, a las que ha ayudado a combatir esta nueva realidad de vulnerabilidad y exclusión social.

Compartir es demostrar interés!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *